Blog  Black label

Los arquitectos y los coches

08 Abr 2015

Basta un repaso de ciertas fotografías de época para comprobar que los grandes arquitectos siempre han tenido cierta debilidad por los coches. Quizá sea debido a que  estos vehículos, ya desde la década de los años 20, eran unas máquinas muy precisas y potentes; algo a lo que los arquitectos modernos aspiraban para sus edificios. O quizá, simplemente, sea debido a la fuerte carga de diseño que la industria del automóvil empleaba en sus mejores ejemplares.

Lo cierto es que personajes como Le Corbusier, Mies van der Rohe o Walter Gropius se retrataron junto a vehículos de lujo. El propio Gropius, por ejemplo, llegó a colaborar en el diseño de  un modelo: el Adler Standard 6, en la década de los años 30. Es significativo también el caso de Frank Lloyd Wright, que en los últimos años de su vida se desplazaba empleando un Crosley VC Super Sports, del 52. O el caso de  Albert Frey que, como buen californiano, se dejaba ver en Palm Springs con un bonito Ford Thunderbird descapotable, del 55, o con un Studebaker Avanti, del 63. Este último diseñado por el célebre creador Raymond Loewy, amante también del mundo del motor, tal y como atestiguan las numerosas fotografías que existen del propio diseñador  posando  junto a sus vehículos.

Lejos de tierras norteamericanas, en nuestro país, el gran arquitecto Francisco Sáenz de Oiza recorría las carreteras de la isla de Mallorca en un precioso Morgan clásico. Como él mismo señalaba: “me compré este coche porque representa la fuerza de un creador artesano que mantiene vivo su producto frente a la potencia de toda la industria de la producción en serie”. Fueran los Morgans artesanos, o los Studebakers, Crosleys y Fords, símbolos de la potente industria norte americana, estos coches hipnotizaron con su diseño y su potencia a los grandes arquitectos.

En las fotografías que adjuntamos aparecen, en primer lugar, Wright y su Crosley; seguidos de Frey y su Ford, Loewy y un Studebaker, y finalmente Mies van der Rohe en un elegante descapotable.