Casa Veoveo

Artica

junio de 2017

En ciertas ocasiones, el mayor valor de una casa es su relación con el exterior más inmediato, sus vistas a un jardín lleno de vegetación. Tal es el caso de la Veoveo House; una pequeña ampliación de una gran vivienda unifamiliar de los años ochenta.

La Veoveo House es, entonces, una caja pétrea que se posa sobre una antigua terraza y se perfora en dos puntos muy concretos: el primer punto es un gran ojo en el frente principal, que mira fijamente sobre el jardín, siempre tan verde y tan cuidado por los propietarios. El segundo, en cambio, es una grieta horizontal, un ojo rasgado, orientado hacia el norte y que permite las vistas hacia la cima del monte San Cristóbal. Así, esta ampliación pone en valor, subraya incluso, el entorno tan agradable que ya rodeaba a la vivienda unifamiliar pre-existente.

Con sus formas, más contemporáneas y rotundas, y con sus materiales pétreos, contrasta fuertemente con aquélla vivienda, de carácter más tradicional. Por medio del contraste, sin embargo, se consigue cierta armonía visual: la nueva casita –la casa veoveo- no se pelea con la casa existente, simplemente es distinta, nueva.

Se trata de una ampliación para albergar un cuarto de juegos y sala de estar para niños; de ahí que el interior haga uso del color, sin caer en contrastes agresivos, con pinturas azuladas y rosáceas y mobiliario de color verde. También la madera juega un papel importante en la paleta de materiales interiores. El mobiliario no está menos cuidado: piezas de Knoll, un mueble verde de USM o la hermosa estantería Graduate de Molteni dialogan entre sí, y también con los colores de las paredes y la vegetación del paisaje que “entra” a través de las ventanas.