Blog  Clásicos de arquitectura

George Sturges House, 1939

04 Feb 2016

Dicen que Frank Lloyd Wright construyó más de 1000 casas a lo largo de su trayectoria profesional. Es difícil saber si tal afirmación es cierta; lo que no puede negarse, en cualquier caso, es que todas las viviendas que firmó el maestro norteamericano tienen algo especial. Al menos, nosotros, cada vez que descubrimos una de ellas, nos quedamos gratamente sorprendidos. Wright no falla.

En esta ocasión mostramos una casa que el arquitecto construyó en una de las colinas de Los Ángeles, más de 70 años atrás; en 1939. Se trata de la Sturges House. Un proyecto muy singular por la fuerza de sus volúmenes abstactos  y, sobre todo, por la potencia de sus plantas en voladizo. Los materiales naturales, como siempre ocurre en la arquitectura de Wright, toman aquí protagonismo: el ladrillo rojo conforma los distintos volúmenes o sólidos, y la madera envuelve a las bandejas que emergen en vuelo, cuya estructura -como no puede ser de otro modo- es de hormigón armado. Esa misma madera, que en el ámbito exterior contrasta con el ladrillo, se apodera del ámbito interior por completo. Tabiques, techos y armarios, todos ellos diseñados por Wright hasta el último milímetro, se revisten o construyen en madera.

Wright recurre aquí al voladizo, tal como ya hiciera tres años antes en su conocida Casa de la Cascada, para insertar perfectamente la casa en su entorno. Las plantas en vuelo generan una especie de plano horizontal que flota sobre la fortísima pendiente del terreno, en la cual se clavan los volúmenes de ladrillo. Si en esta casa los volúmenes verticales son de ladrillo y los vuelos se terminan en madera, en la Casa de la Cascada los sólidos eran de piedra y en los vuelos quedaba el hormigón visto y pintado; pero la estrategia en esencia es la misma en ambos proyectos.

Curiosamente, en la Sturges House colaboró, como proyectista y director de obra,  el joven John Lautner. Un arquitecto que tanto nos gusta en MLMR y que, años después, construiría casas magníficas en todo el territorio de Los Angeles. Algunas de ellas ya han sido recogidas en este blog.