Blog  Clásicos de arquitectura

Miller House, 1953

18 Oct 2014

Esta semana nos desplazamos al estado de Indiana para mostrar otra gran obra de arquitectura moderna: la casa Miller, que el arquitecto Eero Saarinen edificó en 1953.

Situada en una gran parcela, y rodeada de césped y numerosos árboles, esta vivienda unifamiliar adopta una forma totalmente regular: la casa es un prisma horizontal perfecto, totalmente simétrica, y se posa sobre el terreno como si fuera un objeto artificial. Su gran cubierta blanca queda sustentada por dieciséis pilares cruciformes de acero; y, tras ellos, Saarinen construye las fachadas con un aplacado de piedra. Así, un material pesado como la piedra contrasta con la ligereza de los pilares y de la cubierta. Todo ello, además, entremezclado con la vegetación -en especial con los cerezos de la parte trasera del jardín- produce una extraña sensación de armonía y de colorido. El mismo colorido que se traduce al interior: aunque los paramentos y el suelo son blancos, el mobiliario, las alfombras y los armarios aportan esa nota de color tan característica de este proyecto. La luz es otro elemento fundamental: gracias a numerosos lucernarios de la cubierta, todos los espacios interiores quedan iluminados de un modo casi mágico.

¿Viviríais en esta casa tan especial?