Blog  Clásicos de arquitectura

Schindler's House, 1922

21 Sep 2015

Esta vez retrocedemos casi un siglo en el tiempo para descubrir una magnífica casa californiana: se trata de la casa que, en el año 1922, el gran arquitecto austro-americano Rudolf Schindler construyó en West Hollywood.

Schindler, junto con Richard Neutra y también junto con su maestro Wright, fue uno de los arquitectos pioneros en introducir la arquitectura moderna en California; un legado que continuarían después grandes arquitectos como John Lautner, Ray Kappe o los Eames -hemos publicado obras de todos ellos en este blog-. La  casa que hoy presentamos, por lo tanto, fue una de las primeras construcciones de esta modernidad californiana. La abstracción de las formas, el modo en que Schindler combina el hormigón y la madera, o lo desnudo y fluido de sus espacios, son cualidades que entonces eran plenamente rompedoras y que convirtieron esta obra en un símbolo de la nueva arquitectura.

Es brillante el modo en que Schindler organiza los espacios. En realidad, la casa fue construida como una vivienda experimental que combinaba estancias para dos matrimonios: uno de ellos era el propio matrimonio Schindler y el otro lo formaban Clyde y Marian Chace. Así, la casa se configura como dos grandes “L”s inversas en planta que se juntan en sus extremos: un dormitorio y un salón para cada pareja, y una cocina y cuarto de estar centrales que hacen de unión; por último, anexo a la entrada, se añade un cuarto de invitados. El resultado es una forma abstracta y fragmentada que permite que el ámbito  de la vivienda dedicado a cada matrimonio se apropie de una parte distinta del jardín.

De hecho, éste es otro aspecto genial de la obra: la relación tan cuidada  entre los interiores y los exteriores. Empleando pantallas de tela o grandes correderas de vidrios y maderas, todos los espacios de la casa pueden disfrutar del jardín exterior y graduar su conexión con el mismo. Los distintos ambientes de las estancias, tan marcados por la presencia interior del hormigón y de la madera, así como por el juego de luces y sombras que producen

 las pantallas de vidrio y tela, recuerdan a las casas tradicionales de la arquitectura japonesa; una arquitectura que, por cierto, interesaba mucho por aquel entonces al maestro Frank Lloyd Wright y también al propio Rudold Schindler.